Restaurante Nós (Silleda, Pontevedra)

17
De vez en cuando me pregunto si Pantagruel, supongo le resulta de utilidad a alguien. Según el servicio de estadísticas que manejo, parece que hay bastantes visitas, la mayoría de las cuales provienen de búsquedas en Google a las que hay respuesta en Pantagruel. El aluvión de comentarios a los posts no me permite saber si la información es o no útil.

Pero hace unos días, aprovechando el puente, yo mismo fui usuario de otros blogs para encontrar dónde comer en la excursión a la Fervenza do Toxa, y el hecho de que la búsqueda me resultara especialmente útil me hace concebir esperanzas de que Pantagruel también lo sea.

Efectivamente, San Google me llevó a fuentes tan solventes como Capítulo 0 y Cocinalia para encontrar dónde comer en Silleda. Y si ambos hablan maravillas del Restaurante Nós (ver en Tagzania), pues uno ni se lo piensa. En los siguientes párrafos me limitaré a contar mi experiencia de "fuera de temporada", ya que Manolo y Sao Mai se explayan a gusto con acertados comentarios y fotos.

Restaurante Nos

Uno llega un viernes cualquiera de octubre al Nós y, tras curiosear por las puertas del Hostal-Restaurante, acaba encontrando a un hombrón melenudo vestido no exactamente de Armani, que se te queda mirando con expresión curiosa. Tras preguntarle si tendrá una mesa para dos, te dice que sí y, en un tono muy gallego, apostilla "pero ides comer o que me dea a gana", clara declaración de intenciones sobre lo que espera: peculiaridad tras peculiaridad, en un contexto familiar, sin prisas, agradable, tranquilo.

Con ansia de conocer qué le va a dar la gana a Ricardo, nos situamos en las pequeñas mesas del bar con nuestro par de cañas. Al poco, el chef-camarero se sienta entre nosotros y nos explica, despacio, como recordándolas mientras las cuenta, las posibilidades. "De primeiro ides tomar polbo con langostinos". De acuerdo, no hay otra, aunque nos avisa de que va a tardar un rato. Después, osobuco para mi mujer y solomillo a la plancha para mí. Por supuesto, sin carta ni nada que se le parezca.

Comedor do NosAl rato, regresa Ricardo con la primera sorpresa: un pequeño aperitivo de almejas con habas para pasar en buena compañía le media hora que le dedica a prepararnos los platos. Tras ese rato, viene a buscarnos y nos lleva al recoleto comedor: sobre nuestros platos, un entrante de lacón con su aceite, su pimentón y su ajito; ideal para mojar el pan hecho en la propia casa.

El pulpo con langostinos aporta la novedad de un flambeado tras el que se reduce miel, todo a la vista de los comensales en la cocina abierta. El tono dulce que predomina en el plato es ideal con la textura del pulpo, como corrobora el propio Ricardo cogiendo un trozo de nuestra fuente con sus propios dedos: "¡¡está boísimo!!". Lo que en cualquier otra circunstancia podría haber resultado molesto, en este caso no hizo sino reafirmar nuestra sensación de que, además de comer bien, nos íbamos a divertir.

Tres de las cinco mesas estaban ocupadas: en una de ellas, dos parejas catalanas degustaban un guiso de jabalí con las piezas que ellos mismos habían comprado para que se las cocinaran en el Nós (a Ricardo no le quedó más remedio que llenarse de besos a sí mismo tras las alabanzas de los devoradores de jabalí). Mientras degustábamos nuestros segundos, el chef-maitre-camarero seguía alternando las labores de cocinar, servir, sugerir y acompañar, sentándose de vez en cuando en las mesas para dar conversación a los comensales.

Una crema de queso del país, varios cafés de pota y un licor de hierbas remataron las tres horas de convivencia: nunca hubo un cliente y un proveedor; simplemente un amigo que disfruta dando de comer a los demás, como acertadamente juzgó Manolo.

17 comentarios:

  1. Alégrome que che gustara! O que me gusta é que a actitude de Ricardo Iglesias non é buscada, el é así, aínda que, se cadra, e sen pretendelo, crea unha auténtica posta en escea realmente divertida. Ademais, están aprendendo moi rápido!

    ResponderEliminar
  2. Seica todo semella moi espontaneo, o que o fai máis divertido.
    Haberá que achegarse de novo nuns meses, para ver a evolución.

    ResponderEliminar
  3. Eu tamén me alegro de que che gustara, a verdade é que é un sitio realmente peculiar, e Ricardo toda unha personaxe. Lendote, xa teño ganas de voler.

    ResponderEliminar
  4. Quizáis deberíamos plantexarnos unha xuntanza de blogeiros galegos gastrónomos nalgures...

    ResponderEliminar
  5. Hola, di con tu blog de casualidad,y me parece super util! yo tb tengo otro de viajes, concretamente de mi ciudad, Valencia, donde cuento secretos leyendas y tb actualidad sobre mi ciudad.Nos leemos.Helena, una nueva lectora! :) www.valenciaestademoda.com

    ResponderEliminar
  6. Aló por novembro do 2006, con motivo do noso 7º aniversario, o meu mozo rendiuse á evidencia de que non lle quedaba outra que levarme ó caldeiro do Toxa, pois quedada prendada do lugar sendo moi nena e ansiaba volver. Por casualidades da vida, fumos parar a esta casa rural, pra durmir e disfrutar da comida de Ricardo. Recomendable para calquera que goste de disfrutar dun ambiente relaxado en moi boa compañía, xa estou planeando voltar en breves!

    ResponderEliminar
  7. Totalmente identificada con el escrito, añadir que intente comer alli un par de veces y una de las veces como eramos 10 personas y tenia mesas ocupadas, me dijo que no nos reservaba por que no nos iba atender como el queria. Flipe. Luego cuando consegui ir lo entendi. Encantada con el sitio.

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente: lo primero es que el cliente esté confortable. El mismo, mismito trato que en los grandes restaurantes de ciudad...

    ResponderEliminar
  9. Que bou a decir eu do meu millor amigo ¨richy¨ como atencion personal estupenda como cociñeiro moy ben como amigo un 10 e non podemos olvidar os seus principios de camionero que parece ser que non o facia moy mal.
    unha das cousa que mais me gusta de esa casa son as mesas redondas por que son mais acoyedoras que as outras,acordome un dia nunha mesa de esas que tubemos unha cea e nos puxo unha gran fuente de carne no centro da mesa que estaba para chuparse os dedos incluso nos gratificou coa sua compañia do cual salimos moy satisfeitos despois de unha larga y agradable sobremesa,espero repetilo pronto.

    ResponderEliminar
  10. Estuvimos comiendo ésta semana en este "lugar peculiar". Nos costó encontrarlo pero nos gustó. Es un sitio tranquilo, distinto, aconsejable.
    Nos queda un poco lejos de nuestra ciudad ( León ) pero repetiremos si Dios quiere.

    ResponderEliminar
  11. Efectivamente, peculiar, pero altamente recomendable.

    ResponderEliminar
  12. Fun a xantar fai unhas semanas a este local, concretamente coincidindo coa semana verde. O local e o trato é curioso, singular. A comida e o prezo estiveron moi ben. O único que non me gustou é que non tiñan Estrella Galicia, traballan outras marcas

    ResponderEliminar
  13. Bandullo, alédame saber que case tres anos despois o local segue funcionando ben. Mágoa o da Estrella, pero seica sempre se pode corrixir.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  15. Sin duda un lugar para ir, todo lo que se lea es poco a la hora de definir a Hotel Rústico Nos. Nosotros hemos acudido en varias ocasiones, tanto a comer a mediodía como a cenar, y es un placer no facil de describir.
    Es un lugar donde te hacen sentir como en casa, muy agradable, el trato personalizado, la comida exquisita y agradable al paladar.
    Un mundo de sensaciones.
    Ricardo es un hombre que se desvive porque todo salga bien, y ese toque que le da, lo hace inigualable.
    Manolo y Susana

    ResponderEliminar
  16. Sin ninguna duda, estimado Manoel. En lo que a mi se refiere tu blog es una referencia a tener en cuenta, cada vez que voy a Galicia, y una que otra vez para tener novedades de la cocina gallega, le echo una ojeada para guardar una visión culinaria general y sobretodo en lo que respecta la nueva generación de cocineros gallegos. Aprecio sobre todo el índice de restaurantes donde en dos clicks puedo ver rápidamente que tipo de comida y cual fue tu apreciación de esos lugares.
    Pantagruel supone para mí una buena fuente de información, no solamente a nivel gastronómico sino que también a nivel turístico.
    Tus notas me permiten hasta casi saborear los platos que tú comentas, gracias por el trabajo que te tomas.
    Un fuerte saludo desde Ginebra.
    Alberto

    ResponderEliminar