Caminando por las Terras de Ulloa

5
Aprovechamos nuestra estancia en A Parada das Bestas para dedicarle la soleada mañana de noviembre a conocer algunos de los muchos sitios que merecen la pena en las Terras de Ulloa. Concretamente, nos acercamos al Castelo de Pambre y remontamos Ulla arriba hasta los Torrentes de Mácara.

El Castelo de Pambre fue levantado en el s. XIV, por uno de los señores de Ulloa. Es uno de los pocos castillos gallegos que sobrevivió a las revueltas de los irmandiños, un siglo más tarde. En la actualidad se encuentra en manos particulares y me temo que no es nada fácil visitarlo. Hay que contentarse con dar un paseo por el camino que recorre la finca y admirar las maravillosas vistas.

 

Apenas a un par de kilómetros del castillo carretera abajo, justo antes de cruzar un puente, se ve un cartel que indica que estamos cerca de los torrentes de Mácara. Unos centenares de metros después, ya caminando, comenzamos a oir el fluir del río.

Los torrentes de Mácara son zonas rápidas y pequeños saltos del Ulla, poco después de su nacimiento. De hecho, en este tramo del río se celebró la IV copa gallega de kayak extremo. El camino no es sencillo, pero tampoco demasiado complicado: en ocasiones corre junto al agua; en otras, se eleva algunas decenas de metros, lo suficiente como para disfrutar una buena perspectiva.

Aún nos quedó tiempo para acercarnos a la románica Iglesia de Vilar de Donas, destacada por los murales góticos de su interior. Lamentablemente, nos la encontramos cerrada, y tuvimos que contentarnos con los capiteles de su portada.

Pero, como no hay mal que por bien no venga, este pequeño tropiezo nos proporciona una excelente excusa para volver por las Terras de Ulloa.

5 comentarios:

  1. Non sei porqué me dá que tes un par de centos de fotos do castelo ;-)

    ResponderEliminar
  2. Impresionante el Castelo, aunque parece estar un poco abandonado.

    Por cierto, después de tu recomendación intenté comer en "Galileo" pero no cogían el teléfono: si están de vacaciones no lo dicen... En fin, acabamos comiendo en el parador de San Estevo y es bastante recomendable.

    En cualquier caso, gracias por la información, en tu post se veía que es una opción sugerente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes

    Antes de nada, declararme como un "seguidor en la sombra" de este blog, ya que aunque hasta ahora mi visibilidad se reducía a engrosar el contador de visitas, fueron muchos los agradables descubrimientos culinarios proporcionados por sus acertadas recomendaciones.

    Aprovecho esta salida del armario, para pedirle consejo acerca de lugares donde poder reponer fuerzas tanto en la ciudad de Lugo como en sus alrededores, ya que este puente tengo pensado pasar allí algunos días, y mi desconocimiento del terreno es total.

    Sin más, felicitarle por la labor que está usted haciendo al frente de este blog y agradecerle de antemano su respuesta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Saquei unhas ducias de centos, Makeijan, pero só vos martirizo cunhas cuantas.

    Melvin, lástima, porque sí é interesante. Pero, polo que teño oído, o parador tampouco é cousa mala... (espero podelo ler axiña)

    ResponderEliminar
  5. Hola, manuel_re, bienvenido al lado soleado del blog ;-) y gracias por las felicitaciones.

    No es la de Lugo precisamente la zona en la que más sitios conozco. En primera persona, casi sólo el Mencía, Mencía. Por referencias de mis colegas blogastrónomos, el España y el Paprika. Te recomiendo que busques "lugo" en el buscador bajo el epígrafe Blogastrónomos, en la columna de la derecha del todo, y que bucees en sus blogs.

    Por los alrededores, además de A Parada das Bestas en Palas de Rei, hablan muy bien de Casa do Rouco, en Vilalba. De nuevo, seguro que los blogastrónomos pueden acudir en tu ayuda.
    ¡Buen puente!

    ResponderEliminar