Restaurante As Garzas (Malpica)

17
Todavía hoy me parece increíble que haya tenido durante dos años un estrella Michelín a tres cuartos de hora de mi casa sin haberlo visitado. En realidad sí había estado en As Garzas, pero bastante antes de que le concedieran la distinción, cuando aún no se había producido el relevo generacional que lo ha conducido hasta su propuesta actual. Hoy por fin hemos resuelto tamaña atrocidad.

Vaya por delante que una visita a As Garzas debe programarse de modo que se pueda aprovechar toda la mañana, toda la tarde o ambas para recorrer los magníficos paisajes del área de Malpica: el propio pueblo, la ermita de San Adrián junto a las Sisargas, el puerto de Barizo, el faro de Punta Nariga. Porque As Garzas juega con esa ventaja: cuando llegas, ya estás a su merced por lo precioso del entorno. Y si además, como nosotros hoy, tienes la fortuna de que te den una mesa junto al gran ventanal que se asoma al furioso Atlántico...

No todo fue suerte, sin embargo: un problema en la cocina imposibilitaba servir menú degustación, que era lo que teníamos previsto. Nos compusimos el nuestro, en consecuencia, a base de seleccionar varias propuestas de la carta que nos sirvieron al centro o emplatadas en medias raciones. Selección que nos permitió disfrutar de una cocina que se apoya en dos sólidos pilares: el excelente producto de la zona y una técnica que permite actualizar muy acertadamente las bases tradicionales del recetario gallego (me parece muy significativa y fiel a la realidad la presentación del restaurante que figura en la web del mismo).

Vayamos al grano. Arrancamos con unos señores mejillones en un escabeche muy suave, neutro, que no robaba un ápice de protagonismo al bivalvo. Luego, unos camarones de generoso porte, que de vez en cuando hay que darle gusto al cuerpo. Durante toda la comida, además del agua, nos acompañó esa joyita que elabora en Arnoia Luis Anxo Rodríguez: Viña de Martín Escolma 2008 (treinta euros en carta).

Las palabras mayores llegaron con los pescados. En primer lugar, un portentoso mero con potaje de garbanzos y espinacas. Excepcional el potaje, meloso y con un sabor intensísimo, ante el que el mero, perfecto de punto, aguantó como un campeón. Equilibrio y sutil potencia (me trajo a la cabeza el bogavante con espinacas, garbanzos y su caldo - plato frío - que tomamos en nuestra última visita a Solla). No desmereció en absoluto la interpretación actualizada de la caldeirada de rape que podéis ver en la foto que abre el post.

Excelente también el primero de los postres: un cremoso queso del país acompañado por membrillo con nueces y por una suculenta crema dulce de castañas. Más normal el café irlandés hecho postre. Con ambos tomamos una copa de moscatel Ochoa. Cerramos, con el estómago al límite, tomando un par de cafés mientras nuestra mirada se perdía entre la espuma de las olas.

En fin, una magnífica experiencia gastronómica. As Garzas demuestra lo bien que le puede venir el relevo generacional a un local incluso aunque, como éste, lleve años consolidado. La cocina de Fernando Agrasar muestra un equilibrio muy medido entre los platos de siempre basados en el gran producto de la zona, la técnica y una creatividad controlada para actualizar las propuestas. El premio es un restaurante prácticamente lleno, pese a que la nota no es para todos los bolsillos: ochenta euros por cabeza el menú que os he contado.

[No dejaré de mencionar que me molestó bastante que no nos hubieran avisado, al llamar para reservar, de la imposibilidad de tomar el degustación. El cabreo, como habréis podido intuir, se me pasó enseguida...]

[Restaurante As Garzas / Barizo, Malpica - 981.721765 / Ubicación]

17 comentarios:

  1. Buenísimo restaurante en un entorno exceocional! Yo también estuve hace muchos años (10 por lo menos) y tampoco me perdono no haber vuelto.

    ResponderEliminar
  2. Yo sí pude disfrutar de un degustación en el que estaban incluídos esos mejillones en escabeche y en mi caso una merluza a la plancha con potaje de garbanzos. Pero el plato que no se me olvida es una Espuma de patata trufada con láminas de pulpo. Sabes si está en la carta?
    Las vistas geniales, y si te quedas a dormir es una gozada desayunar tranquilamente mirando al Atlántico.

    ResponderEliminar
  3. yo fui anes y despues de la estrella, y aunque la comida exquisita el servir dejó mucho que desear, en el menú degustación no quedaba el pescado que decían y nos ponían otro pero con el consiguiente recargo (lo que me parece que para un restaurante de su nivel deja mucho que desear si se les acabó asumes las consecuencias, me parece a mí vamos) y como estaba lleno, una lentitud pasmosa para mí desesperante pero en fin, por mí volvería mi pareja dice que ni de broma

    ResponderEliminar
  4. Yo intento ir por lo menos una vez al año, y sigue siendo uno de mis preferidos, con o sin estrellas.
    No veo que nadie comente sus arroces: de lo mejor que he probado, y soy muy exigente con el arroz.
    Da igual si es seco (tipo paella) o meloso, siempre lo bordan.

    ResponderEliminar
  5. Queda anotado para el 2.012, desde que lei la crónica de Levounandar y este post meha venido de perlas a modo de recordatorio.

    También tomo nota de los arroces de los que ha hablado el segundo Anónimo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Inolvidable el menú degustación (hace casi 2 años...) algún día volveré porque ese potaje con mero habrá que probarlo..........y en cuanto a postres........impresionante igual que las vistas desde la mesa donde comiste (la misma que la mía)

    ResponderEliminar
  7. Levounandar: no estaba el plato que indicas en la carta. Por cierto, lo de desayunar ahí tras una noche de descanso, es muy tentandor...

    Loly, Danindland: efectivamente, ya os toca ir acercándoos!

    miputoidolo: reservé esa misma mañana. Asumía que no me iba a tocar una mesa junto a la ventana, pero hubo suerte y es una gozada!

    ResponderEliminar
  8. Manoel, no sé si habrás ido alguna vez (por la lista de restaurantes sobre los que has colgado algún comentario, deduzco que no), pero otra buena opción por la zona es A Furna Atlántica, en Caión.

    No te voy a contar nada, para no hacer spoilers, pero seguro que lo disfrutas, ;)

    ResponderEliminar
  9. Pues no he estado nunca, no, Eduardo F. Queda anotado para siguientes excursiones.

    De todos modos, si nos cuentas algo no pasa nada, ¿eh? :-)

    ResponderEliminar
  10. Siento el tan largo silencio, pero las fechas no son las mejores, ;)

    Para que os hagáis una idea, os dejo la dirección de su "blog", que no está a la altura del local:

    http://furna.wordpress.com/

    He ido cuatro veces y, además de la situación, la decoración y la comida, me quedo con lo agradable y cercano que es el trato.

    ResponderEliminar
  11. Pues tiene muy buena pinta, Eduardo. De hecho, acabo de llamar para reservar para mañana, pero en invierno sólo abren fines de semana.

    Caerá pronto.

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, tuve la ocasión de disfrutar tanto del restaurante como del hostal que mencionas en este post. Mi señora esposa tuvo la deferencia de regalarme una velada para recordar en el lugar, con motivo de mi cumpleaños.

    Lo cierto es que por lo menos un cuarto de la estrella se la deben a ese marco incomparable, que se completa además con una mínima porción de cobertura telefónica, convirtiendo la estampa en uno de los mejores retiros espirituales que haya visto hasta el momento.

    ResponderEliminar
  13. 80€/persona por ese menú es exagerado totalmente.

    ResponderEliminar
  14. Llevo unos años yendo por este restaurante y la verdad es jamás he escatimado en elogios hacia el, recomendándoselo a todo aquel que me pedía consejo, pero tengo que decir, muy a mi pesar, que el otro día se convertirá en la última vez que yo y cinco personas más pisamos ese local. Detallo a continuación lo que nos ha pasado. Reservé en esa misma semana unha mesa para seis comensales para la celebración de un evento anual, uno de estos comensales, experto en enología, me habló de la posibilidad de llevar el los vinos que tomaríamos para acompañar la comida, tengo que decir que esta práctica, aunque todavía no está demasiado arraigada en nuestro país, se está extendiendo por todo el territorio cada vez con más y mayor aceptación, sobre todo en los buenos restaurantes. Pues bien, al llamar para realizar la reserva le comenté la posibilidad de llevar los vinos, cosa que en un principio no aceptó de muy buen grado, hecho este que me impresionó negativamente ya que en el año anterior no había puesto ningún impedimento. Lo cierto es que al final transigió y pudimos llevar los vinos, que, dicho sea de paso, ninguno de ellos se ofrecía en la carta del local. La sorpresa llegó a la hora de pagar ya que en la factura venía como concepto de descorche 80 €!!!
    Me pareció una estafa ya que el año anterior por el mismo número de comensales y de botellas habían cobrado 24 €. Ni más ni menos que 56 euros más. Un abuso. Bien, lo cierto es que este local acaba de quedar sin seis clientes que llevaban unos cuantos años yendo por el restaurante, además de dejar de entrar en mis recomendaciones personales.
    La actitud del dueño la resumiría en una sola palabra: CUTRE!!!

    ResponderEliminar
  15. FATAL, HORRIBLE, LO PEOR… y mucho mas podria poner… este fin de semana pasado la dueña de las garzas nos dijo al intentar hacer una reserva en persona para 16 personas ( 10 adultos, 6 niños) que no le venia bien ocupar medio salón con nosotros y nos ofreció el restaurante de su suegra que estaba allí al lado… mal para ella que perdió de ganar 500 e por no querer tener a 6 deliciosos niños y bien para nosotros por descubrir Mar de Ardora (donde nos trataron de lo mejor) … deprimente que le den estrellas michelin a restaurantes que van de sobrados…

    ResponderEliminar
  16. Gemma, por lo que dices, no tienes conocimientos suficientes para decir que el restaurante es "FATAL, HORRIBLE, LO PEOR, ...", simplemente te ha parecido mal la actitud de la dueña, que por otro lado, y en base a los datos que aportas, me parece DE LO MAS ACERTADO.

    En un restaurante pequeño, con estrella michelin, meter 6 niños, como que no. Vamos, yo no lo haría.

    No conozco a tus niños, me imagino que son encantadores, y a diferencia de todos los demas, tranquilos y sumamente educados como para comer en una estrella michelin. Pero entiende que la estadistica juega en contra.

    Miralo de otra manera, si vas con tu pareja a comer tranquila al mismo local, y al lado tienes una mesa con 6 niños gritones, tirandose migas de pan, y levantandose para jugar cada 2 minutos cuando aún vas por el segundo plato, entonces SI tendrías argumentos para decir "FATAL, HORRIBLE, LO PEOR,..." por que habrías sufrido una comida incomoda a un precio de escandalo.

    Que manía tenéis algunos de tomaros como algo personal estas cosas y acudir a VENGAROS en un blog con el único afan de hacer daño.

    Para mi, el restaurante Las Garzas, ha ganado muchos puntos con esto que cuentas, y no solo por no cogeros la reserva, si no por recomendaros un lugar tan apropiado y bueno como "Mar de ardora"

    ResponderEliminar
  17. Me gusto mucho.Fuimos antes de recibir la estrella....era Domingo...cerca de las 16:00h ...estaba lleno y nos cogieron igual. Materia prima buenísima... Preparación excelente..precio elevado...vale la pena.
    Que conste que yo prefiero el marisco y la lubina de Tira do Cordel(Fisterra)
    Ana.

    ResponderEliminar