Y de la comida, qué?

2
En fin, que no creo que exista restaurante alguno en la nazón de Breogán más comentado que el Yayo Daporta. Tras la crónica social, he aquí la lista de críticas de mis compañeros blogastrónomos, a las que añadiremos la de mi impaciente anticipación al evento.
Ante esta sobreabundancia informativa, me limitaré a unos breves apuntes complementarios.

En relación con mi visita anterior, repitieron la mousse de coliflor con berberecho y vinagreta de café (original entrante que genera división de opiniones, aunque la mía es de las positivas), el postre (infusión de frutos rojos con helado de queso fresco) y los mejillones en tempura: si ya me lo pareció la primera vez, me reafirmo en la excelencia de este plato, para mí de nuevo el mejor; por sí solo ya justifica acercarse al Yayo.

En cuanto a lo nuevo. Muy, muy bien la terrina de foie con queso de arzúa y calabaza caramelizada, así como las ostras sobre royal caramelizada de coliflor y maracuyá, ambos con un contrapunto dulce logrado. Menos especial, aunque en su punto exacto, el sanmartiño asado con verduras. Repetitivo, y probablemente demasiado dulce, el fioe-gras asado sobre calabaza crujiente y salsa de trufas.

En cualquier caso, tras dos visitas en quince días, no tengo duda alguna en recomendar vivamente una visita a Cambads y al Yayo Daporta.

2 comentarios:

  1. Eres el Yayo Daporta man, si has repetido en 15 días quien va a dudar de que es bueno el sitio...

    ResponderEliminar