El nivel se mantiene

15
Cuando uno genera determinadas expectativas sobre un restaurante u hotel, asume de algún modo cierta responsabilidad ante una posible decepción de un lector. Por eso, si me resulta posible, busco repetir de vez en cuando para actualizar mis impresiones. La semana pasada me tocó visitar el restaurante Alborada tras unos meses sin hacerlo. Se trata del restaurante sobre el que más he escrito en el blog, el que más visitas vuestras recibe y el que está situado, ahora mismo, a la cabeza del ranking 2007-08 en Coruña, tanto en puntuación como en número de votos, a partir de vuestras propias opiniones. Tranquiliza saber que el restaurante sigue en plena forma.

Se trataba en esta ocasión de una comida grande: un grupo de nueve. Así que nos dio para disfrutar varios entrantes: los ya clásicos fritos de cigala con mahonesa de soja, excelentes; pulpo a la parrilla, lo menos especial; y lomos de sardina con caramelo de pimientos, patatas y pan de brona "desmigado", magníficos.

Para los segundos triunfaron los pescados: estupendas raciones de rodaballo y mero, por lo visto en su punto; por mi parte, me fui a por otro clásico, aun a costa de repetirme: los fantásticos huevos rotos con cigalas y patatas. El único pero que le puedo poner a este plato es que, por cantidad, lo veo más adecuado para cena que para comida.

A los postres ya no estaba para prestar atención, pero el nivel se mantuvo muy alto. Los de vino blanco, al haber gente no gallega, optamos por un poco arriesgado Pazo de Señoráns, aunque hay en la carta alternativas Valdeorras y Monterrei interesantes; los de tinto, asesorados por el maitre, terminaron optando por un Castilla La Mancha crianza bastante satisfactorio, según decían, de entre las varias posibilidades que la carta recoge de D.O.s minoritarias.

En resumen, que puedo seguir recomendando encarecidamente el Alborada sin miedo. Y aunque no me tocó pagar, a la vista de los precios en la carta, la cosa debe de seguir entre los 40 € y los 45 € por persona, totalmente merecidos.

15 comentarios:

  1. La última vez que lo visité fue hace unos tres meses y también salí satisfecho, con una comida con sobremesa de varias horas y servicio excelente. La duda ¿actualizan la carta bastante? Me preocupa que se queden atascados como en El Playa...

    Saludos,

    Melvin

    ResponderEliminar
  2. Hace un par de meses volví (había ido dos veces antes, siguiendo precisamente un artículo de este blog) con mi mujer y se nos dio por probar el menú degustación. Como ella está embarazada nos cambiaron un carpaccio de vieira que incluía por unos carabineros en dos texturas (menudo chollo, la verdad). Ojo, el menù degustación de este sitio es para estómagos a prueba de bomba. Después de unos simpáticos aperitivos servidos en una bandeja de pizarra (con esferificaciones y todo) comenzaron a llegar los primeros... cinco primeros, pero no cinco pijadas, cinco señores primeros... y luego el famoso huevo con cigalas, y un pescado, y una carne... y tres postres, sí, tres... luego los cafés con las golosinas que los suelen acompañar. Todo riquísimos y en cantidades que desafiarían hasta a los cuatro estómagos de una vaca. Menos mal que mi mujer y yo somos de muy buen diente y bastante tragaldabas. El servicio, como guinda, fue especialmente amable y agradable al trato. El precio 55 euros por cabeza más el vino (yo tomé una copa y ella agua, como es lógico) pues nos invitaron a los cafés y los chupitos. Es dinero, evidentemente, pero para lo que nos pusieron me pareció baratísimo. Toda una experiencia, muy aconsejable a paladares ávidos de degustar muchos sabores y estómagos que puedan soportar esas cantidades, claro. Si no siempre está la opción de renunciar a alguno o dejar parte.
    Eso sí, es un menú "sorpresa", pues no se indica lo que contiene. Pero en nuestro caso las sorpresas fueron, todas, muy agradables.

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, no lo he podido evitar:

    http://www.melvin.es/2008/06/25/restaurante-alborada-la-coruna/

    ResponderEliminar
  4. Melvin, lo tuyo sí que es vicio ;-)

    De todos modos, comparto que probablemente la carta debería evolucionar más.

    Y lo del menú degustación, elperejil, de vicio. No sabía que lo ofrecían, ya que no está en carta. Pero los menús degustación sorpresa - tipo el del Galileo - suelen ser, como dices, bien agradables.

    ResponderEliminar
  5. He ido hace un par de semanas en mi tercera visita y quizás no tan bien como otras veces. El entrante de verduras con queso de arzúa estaba muy rico, aunque quizás la cebolla estaba poco pasada. De segundos un rape al que le faltaba un poco de sal aunque estaba muy bueno y un mero al mencía que sabía demasiado a mencía. Me pareció un sabor demasiado fuerte para un pescado tan sabroso, sobre todo a mi que prefiero el pescado a la plancha sin ninguna salsa , sólo con un buen aceite de oliva. Los postres riquísimos, el coulant de chocolate que tan de moda está y la tarta de manzana con helado de frutos rojos. Con agua, 87€, quizás un poco caro. Personalmente prefiero quizás el Playa por un poquito, aunque las vieiras de Alborada están más jugosas que las del Playa e pesar de esas riquísimas algas.
    Este fin de semana toca de nuevo Alborada a ver que tal. Si no fuera por la operación bikini probaría una carne.

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos,

    Soy nuevo en esto, pero intervengo porque vuestros elogios al Alborada me sorprenden un poco.
    Para mí es un buen restaurante, pero sólo eso.
    Por cuestiones de trabajo como/ceno con frecuencia fuera (Pardo, Domus, Alborada, Playa, Coral, Agar-Agar, Refugio, etc...), y a día de hoy, en mi opnión, en esta ciudad hay un mundo entre tres locales y los demás: El Playa (cocina "innovadora"), El Refugio (tradicional) y Casa Pardo (algo intermedio entre los dos anteriores).

    Al Alborada he ido más de 10 veces, con resultado correcto en todas ellas, pero tiene carencias más que importantes:
    1)El "punto" de los pescados no es, ni de lejos, el mejor. Suelen estar un poco pasados, y tirando a sosos, y tratan de compensarlo con un esfuerzo importante en los acompañamientos.
    2) Abusan del precocinado-congelado (ya devolvimos alguna ración de croquetas porque tenían hielo dentro)
    3) Los precios, totalmente disparatados en algunos capítulos (pan 1'75 € + IVA por persona, ración de cigalas fritas - 8 y de tamañano medio, tirando a pequeño - 23 € + IVA)

    Ante todo recordad, que es sólo mi opinión.

    Saludos

    Narone

    ResponderEliminar
  7. PERDÓN !!!

    Quizás, antes de dar mi opnión, debería haberos feilicitado por este blog: Da gusto leerlo.

    Narone

    ResponderEliminar
  8. Después de volver ayer al Alborada decir que muy bien pero con matices. El entrante de cigalas rico pero muy caro 36€ por 12 cigalitas. Muy rico el carpaccio de buey. Cierto es como dice uno de los comentarios que los pescados un poco sosos. El rodaballo, eso sí muy fresco, estaba completamente falto de sal. Y una ración para compartir mucho más pequeñas las dos juntas que la de una persona. Y 30€ por aquel poco de rodaballo me parecieron excesivos. Después solomillo, muy rico aunque un poco pasado para haberlo pedido poco hecho (estaba más bien al punto) . Las vieiras excelentes. El coulant de chocolate riquísimo así como el arroz con leche. Chupitos invitados por la casa, 55€ euros cabeza, con Terras Gauda y aperitivo.

    ResponderEliminar
  9. EURO 2008

    VIVA A ESPANHA!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Estoy en absoluto acuerdo con Anónimo.Yo también me quedo con el Playa como cocina "nueva" , he estado muchas veces y nunca me defrauda en conjunto.De el Refugio solo me desagradan las maneras del maitre , la cocina un 10 y con Casa Pardo cerramos el triunvirato.El mejor salpicón de marisco lo tiene el Rio Ulla , eso sí.El Alborada me gustó pero solo fui una vez y según comentarios de allegados es irregular , no puede vivir de las cigalas con huevos.Tiene que dar algo más...

    ResponderEliminar
  11. Narone, bienvenido a este mundillo pantagruélico.
    Veo que tendremos documentadas opiniones en lo sucesivo ;-)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Manoel, aunque llevo poco con vosotros me he atrevido a incluir otros dos comentarios, acerca del Pimentón y de A Mundiña.

    Aprovecho para hacerte dos preguntas, acerca de mis dos favoritos de la ciudad:
    1) Qué ha sido de Javier Montero? A qué responde su cierre?
    2) No veo nada en el blog sobre el Playa-Club. Algún motivo en especial?

    Saludos

    Narone

    ResponderEliminar
  13. Narone:

    En relación con Javier Montero - buena pena, por cierto -, desconozco las causas. Pero dado que en la práctica totalidad de veces que estuve allí - algún viernes incluido - la concurrencia era más bien escasa, me las imagino... En mis visitas entre semana para cenar, me encontré en más de una ocasión sólo con mi mesa ocupada. Inexplicablemente, a decir verdad.

    En cuanto al Playa, si te digo la verdad, he encontrado opiniones muy variadas, incluso con predominio de los menos buenas, especialmente, tras algún cambio en la cocina meses atrás. Pero visto el entusiasmo que le ponéis en vuestras últimas opiniones al respecto, creo que programaré una visita próximamente.

    ResponderEliminar
  14. Manoel,

    Si te animas con el Playa, te comento que nosotros, en nuestras últimas visitas, nos hicimos nuestros menús degustación pidiendo 4-5 medias raciones (acabamos realmente "fartos"), lo que encarece 1 euro por plato. La ventaja es que cada uno puede pedir lo que quierea, sin necesidad de que los "menús" coincidan.

    De los entrantes que tomamos, los más recomendables fueron los langostinos con mango, el foie con piña, las setas con huevo (pregunta por ellas, pues no suelen estar en la carta, pero son de lo mejor), las vieiras con wakame, y el arroz negro (da igual que sea con chipirón que con carabinero).
    Con el pescado (para mí su preparación es la más pura y honesta de la ciudad), la lubina con terciopelo de chalota y el mero no fallan.
    Para las carnes, el solomillo (con unos reviolis de infarto) y el pichón.
    Y si vas "fuerte", el jarrete glaseado, que es una pieza tremenda.
    En los postres, el tocinillo y la torrija están de escándalo, y los spaghetis de piña, tremendamente refrescantes.

    Ah! Y las gominolas post-postre, para morirse.

    En fin, que si vas, sólo puedo desearte que disfrutes tanto como nosotros cuando vamos.

    Narone

    ResponderEliminar
  15. Narone, ante semejante panorama que pintas, me temo que voy a tener que sucumbir y probarlo...

    Os mantendré informados.

    ResponderEliminar